9/29/2007

Birmania, batallones de violadores.

La maldición birmana es padecer una dictadura de izquierda.
Así que no saldrá en nuestros mass media ninguna denuncia vibrante, ningún llamamiento a la solidaridad, para con los pobres birmanos, ninguna intervención de los cascos azules, además, no tienen petróleo.
Tienen minorías étnicas a las que exterminar, como los Karen, y siguiendo el modelo militar japones de la II guerra mundial o el mas reciente talibán, arramblan con las mujeres a las que obligan a ejercer de prostitutas de la tropa.
Total, llevan 60 años de régimen comunista así que ya pueden seguir siendo un agujero negro, nuestra progresía no se interesa del tema, al menos mientras no vaya Bush a enredar.

1 comentario:

el_bibliófilo dijo...

Por desgracia es así pero tomo como ejemplo el compromiso de esos ciudaddanos que han salido a la calle en defensa de la democracia y que es una muestra de valor que aquí en España deberíamos seguir ante esta putrefacción de la democracia. Es hora de tener narices para barrer toda la básura que se nos viene encima.