1/15/2009

LA GRAN FOSA DE ÓRGIVA, GRANADA


Un suceso levantó densa polvareda a finales del verano de 2003: el hallazgo, en un barranco de Órgiva, Granada, de un osario durante la construcción de unas obras del ministerio de Fomento. De inmediato empezó a hablarse de una enorme fosa común "perfectamente documentada", de "fusilamientos masivos", de "exterminio de compatriotas por motivos ideológicos".
Un catedrático de Economía de la universidad de Granada caracterizó el barranco como "lugar de crímenes y de muertes" por donde "había corrido un río de sangre". Supuestos testigos recordaban la llegada de camiones cargados de "hombres, mujeres y niños", a quienes bajaban, mataban a tiros y hacían caer rodando a la zanja, echándoles luego cal viva, "y así un día y otro".
El catedrático calculó en 5.000 las víctimas, si bien la Asociación por la Memoria, algo menos sanguinaria, las rebajaba a la mitad. Se aumentó el dramatismo poniendo en la picota la "indiferencia" del gobierno Aznar, o hablando del "miedo" de los obreros a perder el trabajo si hablaban de los huesos hallados. Los de la "memoria" señalaban piadosamente que sólo buscaban "el respeto a las familias" de los fusilados, como si alguien les faltara a ese respeto.

El ayuntamiento acordó erigir un gran monumento en homenaje a las víctimas en medio de un parque a crear ex profeso. El dinero vendría de una orden oficial que subvencionaba a los ayuntamientos para "coordinar actuaciones de recuperación de la memoria histórica". Se exigió la paralización de los trabajos de Fomento, y que los gastos de excavación entrasen en los presupuestos de la obra. En muchos periódicos, y en Internet corrían las noticias y comentarios.

Aquello venía a ser el Paracuellos de la izquierda, después de años de excavar y lanzar insinuaciones, pero sin encontrar más que algunos restos dispersos, de origen no siempre claro. El diario El País dedicó al suceso una página el 1 de septiembre, ofreciendo además la siguiente información, como digna de confianza: "Según datos de los socialistas, más de 500.000 personas sufrieron prisión y otras 150.000 murieron fusiladas". Y, para hincar más el aguijón en el gobierno de Aznar, sugería el carácter fascistoide de éste al mencionar que había gastado 13.000 euros en recuperar cadáveres de la División Azul y dedicarles un pequeño monumento (El gobierno recuperó restos de españoles de los dos bandos en Rusia, y hubo otro pequeño monumento para los comunistas españoles muertos allí, que fueron muchos menos).

Se anunciaba una ofensiva mediática de gran estilo. Pero el 2 de septiembre El País informaba, no a toda plana, sino en el lugar menos visible de una página muy interior: "Los restos óseos hallados el pasado sábado son, según los forenses, de origen animal". De cabras y perros, en concreto. Así se vino abajo la operación. La derecha, prácticamente la pasó por alto, pero puede imaginarse la oleada de sarcasmos, insultos y comentarios moralmente aniquiladores si hubiera sido ella la autora del montaje. Durante muchos años seguiríamos oyéndolos.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

A la izquierda no le hace falta un Paracuellos porque, por desgracia, ya tiene suficientes lugares en el que personas que profesaban esta ideología fueron asesinadas por ese solo motivo: en Málaga y Badajoz murieron muchísimas más personas que en Paracuellos, pero claro, hay a quien le importa sólo quién fue asesinado en Paracuellos y no quién y cuántos fueron asesinados en Málaga y Badajoz.

Fr marlin dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

En Badajoz y Málaga murieron más que en Paracuellos? de donde sacaste esos datos? de alguna asociación de "la memoria historica"?

Anónimo dijo...

Para dar un poco más de información, la tan famosa "Matanza de Badajoz" ya ha sido desmentida por diversos historiadores.
Entre otras cosas cabe destacar la paranolla montada por la propaganda del Frente Popular (tendencia a la exageración en pos de insuflar moral a la resistencia de Madrid, es decir, hacer creer a la población de que sino combaten, todos morirán represaliados), en la que se cifraban, como ya han comentado previamente, 4000 muertos, no represiados ideológicos ni políticos, sino gente de a pie cualquiera.
Años más tarde, visto que los propios habitantes de Badajoz desmentían tamaño suceso, se inventaron la segunda historia en la que los muertos eran represaliados de la batalla de Málaga y que el General Yagüe los aniquiló en la plaza de toros ( a base de ametralladoras y banderillazos ).
Esta historia deriva del "historiador" americano Hemingway, el cual hizo su visita a España para escribir un libro basado en falsedades. En el libro describía la historia de Badajoz tras su reunión con el propio general Yagüe ( según él, fueron todos los hechos esclarecidos con sus mismas palabras ), lo más curioso de esta reunión, es que se hizo el 16 de noviembre y sin presencia de ningún traductor, cuando el "historiador" Hemingway llegó el 11 de noviembre a España ( importante matiz: no sabia hablar español y el general Yagüe tampoco sabia hablar inglés).
Otro importante dato, para quien no crea la ausencia de traductores, le recomiendo que eche un vistazo al vídeo de la justificación de guerra que hace Franco en inglés.
En Badajoz se registraron (por organismos oficiales), en torno a 500 muertos a causa de bombardeos.
Un cordial saludo.